La ley de la categoría: Si no puede ser el primero en una categoría, cree una nueva en la que pueda ser el primero

La ley de la categoría

Si no puede ser el primero en una categoría, cree una nueva en la que pueda ser el primero

(Extraído de “Las 22 leyes inmutables del marketing“)

¿Cuál es el nombre del tercer aviador que cruzó el Atlántico solo?
Si no sabía que Bert Hinkler fue la segunda persona que cruzó el Atlántico, puede suponer que no tiene ninguna posibilidad de conocer el nombre de la tercera persona. Pero la tiene. Es Amelia Earhart.
Ahora bien, ¿Amelia es conocida como la tercera persona en cruzar el Atlántico sin compañero, o como la primera mujer en hacerlo?
Después del gran éxito de Heineken, la gente de Anheuser Busch pudo haber dicho: «Deberíamos lanzar una cerveza importada también». Pero no lo hicieron. En lugar de ello dijeron: «Si existe un mercado para una cerveza importada cara, quizás haya mercado para una cerveza nacional cara». Entonces empezaron a promover Michelob, la primera cerveza nacional cara, que hoy vende el doble que Heineken.
Miller Lite fue la primera cerveza light nacional. Le costó cinco años a un importador decir: «Si hay un mercado para una cerveza light nacional, tal vez haya mercado para una cerveza light importada». El resultado fue Amstel Light que se convirtió en la cerveza light importada de mayor venta.
Si usted no ha logrado entrar primero en la mente del consumidor, no se desanime. Encuentre una categoría en la que pueda ser el primero. No es tan difícil como puede parecer.
Después del gran éxito de IBM en computadoras, todo hijo de vecino quiso participar en el juego. Burroughs, Control Data, General Electric, Honeywell, NCR, RCA y Sperry. Les llamaban Blanca Nieves y los Siete Enanitos.
¿Qué enanito creció hasta convertirse en una potencia mundial con 126 000 empleados y ventas de 14 000 millones de dólares; una compañía conocida como «la segunda compañía de computadoras más grande del mundo»? Ninguno de los siete. La compañía de computadoras de mayor éxito en los años 70 y 80 después de IBM, fue Digital Equipment Corporation. IBM fue la primera en computadoras. DEC fue la primera en minicomputadoras.
Muchas compañías de computadoras (y sus emprendedores propietarios) se hicieron ricos y famosos siguiendo un principio sencillo: Si no puede ser «el primero» en una categoría, cree una nueva en la que pueda ser «el primero».
Cuando lance un nuevo producto, la primera pregunta que debe hacerse no es: «¿En qué es mejor este producto que los de la competencia?»; sino: «¿el primero en qué?» En otras palabras, ¿en qué categoría este nuevo producto es el primero?

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*